martes, 25 de septiembre de 2018

Reseña: "Cuando no tenga presente"

Título: Cuando no tenga presente
 
Género: Poesía
 
Páginas: 75
 
Edición: Tapa blanda
 
Autor: Conrado Castilla Rubio
 
Editorial: Cuaderno del laberinto
 
Saga: No
 
 
 
 
Sinopsis.
"Cuando no tenga presente es el poemario más autobiográfico de los hasta ahora escritos por Conrado Castilla, quien profundiza en el tiempo mediante los recuerdos y el sueño como los hilos conductores de la vida diaria.
El poeta nos adentra en el miedo a perder la memoria, a olvidar a las personas que conforman nuestra vida y que nos van acompañando a lo largo de ella. En definitiva, se plantea el miedo al olvido y a la soledad haciendo que nuestro futuro pueda ser una quimera.
El título, Cuando no tenga presente, ha sido tomado del último poema  que a modo de resumen plantea ese miedo a perder el presente y la esperanza que durante buena parte de nuestra vida nos hace recorrer el camino que al cabo de un tiempo nos llevará al final que todos estamos abocados pero que tanto tememos encontrar.
Con un lenguaje sencillo y cotidiano Conrado Castilla retoma algunas de las figuras literarias y los temas que a lo largo de su trayectoria ha desarrollado: la luna, la calle y sus sonidos, los colores del mar, su tierra natal y sobre todo, el tiempo y el miedo a que éste nos reduzca a la nada."
 
 
 
Dar las gracias a la editorial Cuadernos del laberinto por el ejemplar de este libro.
 
Con mostrada experiencia Conrado nos presenta su tercer poemario (su primer poemario llamado Tres esquinas y una más, y su segundo Del tiempo que va y viene).
Un poemario que se adentra en uno de los mayores miedos del ser humano, el olvido.
Con maestría Castilla elige materiales de la vida cotidiana para abrir los ojos ante la pérdida de memoria, ante el tiempo pasado, ese que ya no volverá. Mezcla de cotidianeidad versada con la dureza de quien se duele por perder un detalle de ella. Que a veces lo más simple se echa de menos cuando ya no está. Que siempre se añora el gesto o la palabra silenciada, callada.
 
Para detallar más, he sido testigo en éstos poemas del olvido pasajero, ese que no recuerdas la persona que te saluda pero con juegos de memoria llegas a la meta y ¡chaasss!: ya se quién es. Testigo de no recordar quien se cruza en la calle conmigo o no reconocer a la cajera del supermercado cuando voy andando, porque la vida diaria me hace no prestar atención a los detalles. He sido testigo de olvidar el segundo amor de adolescencia o las caricias del último. Y del dolor que provoca no recordar el olor de mi ya difunta abuela.
 
Poemas que se personalizan en la boca mientras, con voz impuesta, lees los versos de cada poema. El recuero del olor de infancia, que sin tenerlo previsto, te desconcierta con 40 años a mil kilómetros de donde naciste; y sonríes.
 
Describía este poemario a un conocido como "callejero". Y es que refleja los sonidos más bonitos y crueles del mundo. Un mundo de sensaciones y sentimientos que salen a la luz cada vez que el presente supera al pasado.
 
Medio centenar de poemas en una preciosa edición fina y elegante. La portada, fantástica, por Rudy Bagozzi,
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario